La música siempre ha sido un bálsamo para mis heridas más profundas. El ritual consiste en cabalgar sin rumbo sumergida en mi coche mientras el viento se desliza caprichoso alrededor de mi nuca.

Hoy, sin billete de vuelta, las lágrimas no reptan tras mis gafas de sol, ni desesper