La verdad es que viajar nos enamora y cuando, a través de unos amigos, conocimos a Sara, respiramos tranquilos porque inmediatamente supimos que si le confiábamos nuestra luna de miel, todo iba a ser perfecto e inolvidable… Y ASÍ FUE.

Nos transmitió su pasión y su cariño desde el primer día y además nos dió confianza total para dejarnos llevar con los ojos cerrados donde nos mandara porque sabíamos que no iba a haber ningún rincón especial que nos faltara por disfrutar.

Una de las cosas más importantes de Sara es que VIAJA y sus recomendaciones son de primera mano, siempre bajo su propia experiencia y además no te organiza el típico tour de paquete como en otras agencias con más gente, te lo personaliza, se lo curra muchísimo… hace un trabajo maravilloso.

El viaje fue INCREIBLE. Los hoteles que nos reservó, impresionantes, jamás había estado en sitios donde te hicieran sentir tan especial y donde podía quedarme con la boca abierta durante dos o tres minutos cada vez que miraba a mi alrededor y cuando parecía que ese hotel era insuperable, el siguiente que había reservado Sara era mejor, si cabe.

El guía que ella nos contactó fue amable, simpático y súper entregado, íbamos solos con él, sin grupos, queríamos disfrutar de nosotros mismos y estar tranquilos y Sara lo consiguió.

Recorrimos toda la isla, vimos todos sus templos, sus playas, sus paisajes espectaculares. Sin preocuparnos de nada, sin que echáramos nada de menos, masajes, comidas… TODO FUE PERFECTO. La verdad es que Bali es un lugar que me llevare para siempre en el corazón.

Gracias Sara por hacerlo tan especial e irrepetible y sólo decir… ¡que ya he dejado en sus manos nuestro